MIS OBRAS

viernes, 29 de enero de 2010

PISANDO FUERTE




¿En alguna ocasión te has visto caminar? ¿Te has parado a pensar como son y como suenan tus pasos?

Tu forma de andar, es una de las características que forma parte de ti y te lo creas o no, también dice mucho de tu persona, de cómo caminas por la vida... hay personas que sus pasos son cansados, aquellos que al desplazarse arrastran los pies, como si algo les pesase demasiado; hay pasos muy rápidos, demasiado rápidos, casi dejan de caminar para correr, tienen prisa por llegar; hay pasos perdidos, indecisos, errantes, sin destino; hay pequeños pasos, son aquellos que comienzan la tarea de caminar, un nuevo aprendizaje, por ello necesitan de un apoyo continuo para no caer al suelo; hay pasos tranquilos, pausados, continuos, parecen que tuvieran claro hacia donde ir y hay pasos que marcan ritmo, fuertes, seguros, decididos hacia dónde quieren llegar.

Andar por la vida con paso firme, segura de lo que dices y haces, intentando ser consecuente, reconociendo tus errores y aprendiendo de ellos.

Mantener, practicar y reforzar los valores humanos que merecen la pena, aquellos en los que crees y por los que te conocen.

Creer en ti y en los tuyos, confiar y dar confianza, tropezar y caer y cuando te levantas volver a caminar por la vida, de nuevo... sin mirar los pasos que dejaste atrás.

Tener los pies en el suelo, no perder el norte, soñar lo justo para no alejarte de la realidad.

Ir por la vida pisando fuerte, que tus pasos se oigan, que tu esencia se sienta, que tu presencia alegre, que tu opinión se tenga en cuenta y que tu obra no deje indiferente.

Que fácil decirlo, que difícil mantenerlo y que gratificante conseguirlo...

La pintora Tamara de Lempicka (Varsovia 1898, México 1980), se abrió paso, marcando su propio estilo, en la sociedad patriarcal a principios del siglo XX a base de glamour, carácter y atrayente personalidad.
Mujer sofisticada, elegante, sensual, liberal, divertida, arrogante, talentosa, provocadora, cosmopolita...muchos son los adjetivos con los que puede calificarse una personalidad tan arrolladora e influyente como la de Tamara.

La historia del arte la reconoce como una “diosa” de la modernidad con sus retratos de mujeres seguras de si mimas que anunciaban el nacimiento de una nueva era.
Lempicka desarrolla un estilo enigmático, sensual y muy personal, adscrito al Art Decó y en los años veinte se convierte en retratista de moda de la aristocracia, deslumbrando con la deliberada sensualidad de su arte. Sus retratos aluden a un mundo elitista en el que las mujeres son libres e independientes como ella misma.

Se codeó con los grandes artistas e intelectuales (Greta Garbo, Octavio Paz, Orson Welles, Tyrone Power y Rita Hayworth) y sus óleos fueron disputados por las grandes fortunas europeas.

No todo el camino artístico de Lempicka estuvo marcado por el éxito, esta especial artista cayó en una etapa de olvido e indiferencia durante décadas, a partir de los años cuarenta sus texturas apenas motivaban a una sociedad aséptica y anodina marcada por la Segunda Guerra Mundial.

Por suerte, en el año 1994 gracias a una subasta de la colección de arte de Barbra Streisand, en la sala Chirstie´s de la Quinta Avenida de New York, las obras de Tamara de Lempicka resurgen de nuevo, esta subasta contribuye a redescubrirla y a revalorizarla y el afán de poseer un Lempicka se apodera de Holliwood, el arte de Tamara vuelve a ser influyente y atrayente.

Tamara de Lempicka fue un símbolo de toda un época, sus pasos y su obra dejaron huella... merece la pena admirar a pintores que han sido, tanto en su vida como en su obra consecuentes con lo que hacían, con lo que creaban, no traicionando sus raíces, no olvidando sus creencias, siendo capaces de transmitir toda su esencia y dejando en la historia del arte todo un legado...


Os presento mi especial obra PISANDO FUERTE, deseando que no te deje indiferente...




PISANDO FUERTE, 2006
Óleo sobre lienzo
70 x 50 cm








15 comentarios:

Roberto Marín dijo...

¡Epa, epa, epa!!!!!! esto si que no me lo esperaba y sí dejan ganas de ver más de esto!!! ja ja. Buenísimo, Escota Longas!!!!¡Cómo indiferente!!!, ni con el cuadro ni con el texto!
Eso sí, yo prefiero pisar, tranquilo mirando bien dónde pongo el píe y la dierección que tomo la pienso con tiempo... seran los años, ya no piso fuerte, tengo temor de parecer arrogante.
Un beso y felicitaciones por tu obra.
Roberto

CRISTINA dijo...

Me encanta esta mujer. Que descubrí gracias a tí, por cierto.
Hasta el nombre que tiene es especial...¡¡Tamara de Lempicka!!
Muy chulo lo que cuentas de ella y muy interesante éso de observar cómo anda, cómo pisa la gente.

Besossssss

Cristina dijo...

Hola Pilar, soy Cristina de Pintura y Artistas. Gracias por tu felicitación!
Creo que aún no conocía tu blog. Y veo que también añades aquií tu obra, lo cual me gusta mucho.
Esta obra es bastante suave y sutil, por lo que el título contrasta, supongo que las mujeres nunca hacemos tanta fuerza, jaja! ¿Es un autorretrato?
Bueno, un saludo y hasta pronto

Pilar Chauca dijo...

Hola Pilar, desde luego que la obra no me dejó indiferente, la primera reacción al ojear la entrada fué que era figurativo!!! estaba tan acostumbrada a tus abstractos que no me esperaba este cambio o este origen o este lapsus (no lo sé) Vaya, la vida te da sorpresas y de las buenas...

El texto, que también llamó mi atención, me hizo darle vueltas a la cabeza (gracias): no me he fijado en cómo piso por la calle (o lo que es lo mismo, por la vida), pero creo que debo pisar cada día de modo diferente: unos días me siento flojilla y pisaré sin fuerzas (sin dejar huella), otros voy muy decidida y segura de mí, quizá algún día ande en el punto intermedio, no lo sé o no lo creo.

No sé cómo anda la mujer que pintas, aparentemente parece que firme pero me parece que en el fondo todo es apariencia y se ayuda de los tacones y el vestido para simularlo. Me dirás que estoy chalá (jeje) si te digo que parece una buena mujer. Es que me gusta analizar tus cuadros.

Qué bien sientan tus post.Un beso.

Ricardo dijo...

Hola Pilar:coincido con todas las opiniones,a nadie deja indiferente este cuadro,precioso de verdad,y lleno de fuerza.
Un placer pasar por tu blog.
Muchos besos.

lola dijo...

Felicitaciones por tu blog, y por tu obra, es luminosa.
Gracias por tu invitación y tu visita.
Saludos

PILAR dijo...

*Roberto: Gracias por tu animoso comentario, ya iré mostrando más figurativo, me alegra te guste.
* Cristina: Tamara, gran pintora e innovadora...y si es interesante observar al género humano y curioso como andamos cada uno...
* Cristina: bienvenida, es un lujazo que estes por aqui, autorretrato? podría decirse que en parte si. Gracias por tus felicitaciones.
* Pilar: Me encana que analices mis cuadros, eres genial!!! cuantas vueltas da tu cabecita...y no hay post que no esté tu comentario, gracias, gracias a ti.
* Ricardo: no os podeis imaginar la fuerza que dan comentarios tan sinceros como el tuyo. Gracias.
* Lola: Un placer tenerte en mi pequeño rincón, me alegra me visitases, espero sigamos en contacto y gracias por tu encantador comentario.

MILLONES DE BESOS PARA TOD@S...Nos vemos por aquí.
Pilar

pajaro don dijo...

Hay que hermoso, me gusta el efecto del viento, se ve muy detallado a pesar de que sea un cuadro de 70x50, te esmeraste en los detalles. quedó hermoso.

Bonito texto.

Carmen dijo...

Hola Pilar, Tamara fue una mujer fascinante, con un estilo innovador y personal en su pintura que no deja nunca indiferente al espectador, como tampoco deja indiferente este óleo maravilloso, tanto por el tema como por el gran dominio de la técnica. Me parece una gran obra. ¡Felicidades!

Sigo tus pasos seguros

PILAR dijo...

*Pajaro don: De nuevo por aquí !!!, me alegro, gracias por tus halagos.
*Carmen: Bienvenida a mi rinconcillo,millones de gracias por tus comentarios, venidos de una artista como tu tienen mucho valor.
Seguimos en contacto.

Un beso. Pilar

Euphoria dijo...

GENIAL. Me encanta cómo combinas una reflexión, la presentación de una pintora y una obra de tu autoría.
Tengo una tía abuela Tamara, con las mismas características de personalidad fuerte y arrolladora. Acaso el nombre encierra pisadas fuertes?

PILAR dijo...

Euphoria, me alegra que la idea de mis posts te gusten, la verdad es que intento hacerlo lo mejor que se (y me cuesta lo suyo!!!) pero bueno estoy contenta con los resultados, sobre todo si veo que resultan interesantes a los demás.
Busque el significado de Tamara y encontré:"..Se expresa airosamente en cualquier nivel. Gentil, vivaz y amigable", curioso el significado de los nombres, verdad?
Un beso.

sandybau dijo...

Que bella pintura Pilar!! El movimiento, la iluminacion, la delicadeza de la tela... precioso trabajo!
Muchas gracias por darte un paseito por mi blog!! Espero que esta sea la primera de muchas visitas!
Un beso,
Sandra

Ada dijo...

Hola, Pilar.
Me alegra que me hayas encontrado, así lo hago yo.
De Tamara qué te voy a decir si es una de mis pinturas favoritas. Me gusta la gente "diferente" que va a su aire y por supuesto, Lempicka lo hace.

Respecto a tu obra.... Increible la vaporosidad del vestido, es que se ve el movimiento de la tela con sólo fijar la mirada.

Felicidades!!

Te pondré en mi blog, así te seguiré la pista.

;)

PILAR dijo...

Sandybau: Gracias por visitarme, me alegra te guste esta pintura, la verdad es que disfruté mucho con ella. Nos vemos, por supuesto. Saluditos.